Era una tarde lluviosa, mi abuela estaba sentada frente a su máquina de coser y observando hacia la ventana, de repente se veía la mano derecha e inclinaba la cabeza hacia abajo. Me le acerqué y le pregunté que qué tenía. Ella respondió: “Mira, mi hilo rojo está cortado por la mitad”. Conocía muy poco de la leyenda del hilo rojo en ese entonces, pero ahora entiendo más que nunca las palabras de mi viejita. En ese entonces había perdido al amor de su vida, mi abuelo nos había dejado un par de semanas atrás debido a un problema en el corazón. Ella creía que su dedo siempre estuvo atado al de mi abuelo y con su partida, éste se rompió. Hoy pienso más que nunca en ello porque creo que mi hilo rojo está atado a la mano de un imposible.

La leyenda cuenta que todas las personas estamos atadas a alguien especial, a nuestra alma gemela, a través de un hilo rojo amarrado al dedo medio, pero esto no significa que esas dos personas estén destinadas a estar juntas, lo que me decepciona en demasía. El sólo hecho de pensar que dos personas son tal para cual y podrían formar la pareja perfecta, pero por cualquier razón no pueden estar juntas y hacer explotar la magia del amor, me desilusiona. Me pregunto: ¿Y si todas las personas estamos con la persona equivocada? ¿Qué hacemos si ya estamos casados, formamos una familia y de pronto se hiciera visible el hilo rojo y descubrimos que no es el mismo que el de tu esposa? Si esto ocurriera, tendrías la posibilidad de cortarlo o de seguirlo. Vaya, qué difícil situación. Cuando crees que vives la felicidad plena, aparece algo que te podría guiar hasta tu alma gemela, con la que podrías ser más feliz que nunca, pero… ¿ya eres feliz, no? Entonces por qué no cortarlo y terminar con el martirio.

Porque si lo cortas siempre vivirás con la incertidumbre de quién era esa persona que estaba del otro lado. Vivirás lamentándote por no animarte a conocer a quien supuestamente te puede llevar a vivir los mágicos momentos que aún te faltan por experimentar. Pero y si ya lo cortaste y tu esposa o esposo no lo han hecho, ¿qué haces? ¿Significa que no te ama? No lo sé, quizá sólo sea un momento de debilidad ante la incertidumbre si hay más felicidad de la que ya tienes o sólo quiere corroborar que no se equivocó al elegirte. Posiblemente si ambos deciden seguirlo, al final sólo se topen ellos mismos, confirmando que están con la persona que siempre han querido y con la que formaron una hermosa familia. Son leyendas y preguntas que siempre pensamos cuando de amor se trata, el sentimiento que nos vuelve locos, que nos hace hacer lo impensable y que jamás entenderemos, sólo viviremos.

Mientras ustedes piensan en qué harían si ven e hilo rojo, yo lo tengo muy claro. No quiero verlo, no quiero seguirlo, pero tampoco quiero cortarlo. Así de loco y estúpido es el amor.