Hoy día bien puedes solicitar un crédito automotriz o un contrato de arrendamiento a través de la concesionaria o a través de un banco o cooperativa de crédito, por lo que debes comparar los precios sobre varias opciones diferentes, porque las tasas varían.

Si nunca has hecho esto antes, entonces habrá que averiguar lo que constituye un buen precio, lo que puede parecer extraño, pero la fórmula general es en realidad bastante sencilla.

He aquí algunos puntos que deberás considerar ante un posible crédito automotriz o arrendamiento, en donde la cantidad que pagarás implicará lo siguiente:

a) El precio total del vehículo que puede y debe negociarse

El factor dinero, que es la tasa de interés en la que se basará el contrato de arrendamiento al que también se le llama un factor de arrendamiento o una tarifa de arrendamiento se puede obtener preguntando al concesionario o a la cooperativa de crédito, dependiendo de cómo estés financiando tu arrendamiento.

b) El término de arrendamiento

El valor residual del coche, que es esencialmente, cuánto del valor del coche será una vez que se ha identificado el porcentaje de la tasa, mientras que el arrendamiento que por lo general está entre el 40% y 65% del valor total de un alquiler mensual.

Los impuestos, honorarios, el pago inicial, los incentivos del concesionario y los descuentos… todo esto es parte del mundo a considerar ante un arrendamiento o crédito.

Por lo anterior es mejor pagar un anticipo con tus propios fondos, en lugar de pedir prestado.

Contrariamente a lo que sería el comprar un coche, lo que menos deseas es hacer un pago inicial significativo si se trata de un coche alquilado, porque si el vehículo es robado o totalizado al principio del arriendo, entonces no recuperarás el pago inicial.

c) Conoce cuáles son las tarifas típicas del arrendamiento inicial

Los siguientes honorarios suelen ser, aunque no universalmente, asociados con el alquiler de un automóvil por lo que es importante el asegurarse de obtener una lista de todos los cargos para que puedas calcular con precisión los costos totales esperados.

Estos pueden ser, por ejemplo, la adquisición o comisión bancaria, el depósito de seguridad, el costo de disposición.

Así como el título, etiqueta, licencia y cuotas de inscripción, al igual que si estuvieras comprando el coche y los precios varían según el estado.

Otros gastos extras que se pueden incluir son los honorarios de la documentación, tarifa administrativa, impuestos de acuerdo al estado, los honorarios de fin de contrato, inspección del vehículo.

Y puntos especiales que debes leer, generalmente en las letras chiquitas y tenerlas muy presentes, como lo son el pago por exceso de kilometraje (si es que se considera un límite) en donde la tasas de penalización varían según la empresa.

Bueno… ahí tienes entonces algunos de los puntos importantes a considerar si es que vas a arrendar o solicitar un crédito automotriz.

Pero quizás estés también interesado en saber si podrías alquilar un coche usado, a lo cual te comento que el arrendar un coche usado no es especialmente común, pero es una opción.

Pregunta a la empresa si tienen esta alternativa, ya que podrías encontrar que es factible e incluso que llegues a pagar pagos mensuales más bajos ya que es un vehículo más viejo.

También pregunta si el arrendamiento utilizado estará bajo garantía (ya que este es uno de los principales beneficios del arrendamiento), o por el contrario, esto lo tendrías que pagar de tu bolsillo al presentarse cualquier reparación o servicio.