Cuando se instala una baldosa de o azulejo de mármol, es necesario aplicar una capa de sellador antes de fijarse.

Esto ayudará a evitar que el adhesivo y la lechada se peguen a los poros de la superficie mientras se colocan las baldosas.

Para este caso, hay tres tipos principales de selladores para elegir:

  1. a) Selladores tópicos de azulejos de mármol

Selladores tópicos de uretano o acrílico se aplican en la parte superior de una superficie de baldosas de mármol de piedra natural, actuando más como potenciadores.

Proporcionan cierto nivel de protección, pero se desgastan rápidamente, especialmente si se aplican a losetas de alto tráfico o al mostrador de cocina con alto uso.

En estos casos, el resellado se deberá aplicar con frecuencia.

El acabado resultante tiene un aspecto pulido que cambiará la apariencia del mármol natural y hará que la superficie resbale cuando esté húmeda.

  1. b) Selladores penetrantes de azulejos de mármol

Estos selladores realmente se filtran en la piedra y son eficaces en la repulsión de líquidos y aceites.

Este sellador no afectará la apariencia de la piedra después de la aplicación. La aplicación de un sellador penetrante puede requerir el uso de un limpiador especial para evitar dañar sus propiedades protectoras.

Aunque este tipo de sellador durará más que la forma tópica, también necesitan ser reaplicados basados en las recomendaciones del fabricante, generalmente cada seis meses a un año.

  1. c) Selladores de impregnación de azulejos de mármol

Esta es la mejor opción para una protección superior. Este sellador de piedra natural se unirá a la losa de mármol o baldosas de mármol a un nivel molecular.

No afectará el color de la superficie y rechazará los aceites y las aguas del interior de la piedra.

Se debe también considerar el hecho de considerar la fijación de las baldosas de mármol.

El mármol se debe fijar en un lecho sólido de adhesivo, de modo que no queden huecos detrás de los azulejos después de la fijación.

El adhesivo se debe esparcir sobre el sustrato y ser extendido hacia fuera a un lecho acanalado.

De esta forma el mármol tiene menos huecos en la parte posterior de la baldosa (si existen), sin embargo, se debe tener cuidado y lo mejor es comprobar el estado de las baldosas y de ser el caso, será necesario sellarlas tal como si fuese un pan con mantequilla.

En cuanto al rejuntado, se puede realizarse de acuerdo con las instrucciones del fabricante. Solo hay que tener cuidado con el mármol pulido para que la lechada no se seque en la superficie. En este caso se recomienda usar un producto especial para superficies delicadas.

Después de realizar todo este trabajo y dejar unos azulejos de mármol perfectamente instalados viene ahora el tema del mantenimiento y junto a una limpieza regular de mármol.

Esto ayudará a mantener los azulejos a que luzcan tal como el primer día en que fueron estrenados. En este caso recomendamos un producto de limpieza especializado porque el limpiador de supermercado puede ser demasiado ácido para la superficie de mármol.

Bueno, ahora resta que tengas listo todo incluyendo tus baldosas, por lo que nos ponemos a tus disposición y te esperamos en Mármoles Arca ya que tenemos toda una gama de mármoles en Querétaro, Monterrey y por supuesto, en nuestras sucursales de la Ciudad de México ubicadas en  Bosques y División del Norte.